Las camas de los reyes en la Historia

Las camas de los reyes en la Historia

Os traemos una nueva curiosidad. Un vistazo al descanso en la Historia. En esta ocasión, sobre el dormir y los colchones que usaban los reyes y los aristócratas de antaño en los siglos XVII y XVIII.

¿Cómo dormían los reyes de hace un par de siglos?

Desde antiguo era costumbre que los reyes durmiesen separados, cada cónyuge en una alcoba. Sólo se juntaban cuando necesitaban intimar, pasando el rey a visitar la alcoba de la reina. Pero se sabe a ciencia cierta que había quien rompía esta tradición de la antigua realeza. Por ejemplo, se encontraban muy avenidos Felipe V y su esposa Isabel de Farnesio. Ambos descansaron en la misma cama durante casi toda su vida. Solo la muerte de Felipe V hizo que la Reina abandonara la cama matrimonial para utilizar otra mucho más modesta.

¿Cómo eran las camas de la realeza?

Deleito y Piñuela, historiador español de la primera mitad del siglo XX, escribe que las camas de la aristocracia en el silgo XVII estaban cubiertas de una colcha de damasco, adornada con brocado de plata y blondas españolas. En invierno se utilizaba el terciopelo y eran cubiertas por colgaduras de semejantes proporciones «que queda como enterrado el que se acuesta en ellas». Por otro lado, en verano se solían colocar mosquiteras y se cubrían los colchones con piel de vaca a fin de sentir menos el calor ya que estos eran de lana.

Utilizamos cookies propias y de terceros analíticas y publicitarias para la elaboración de perfiles basados en hábitos de navegación del usuario. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar